• Luis Illana

Un trabajo parido en los meses más duros del confinamiento "Nada me detendrá, 2020" Queda claro.

Mucho frío en las últimas horas de noviembre, cuando escribo este comentario de sensaciones al disco de Javier Barrado, “Entre Líneas”. Un trabajo parido en los meses más duros del confinamiento como un grito, a veces desgarrado y otras enloquecido, con dedicatoria expresa en el título de una de sus canciones: “Nada me detendrá, 2020”.

Queda claro.




La primera y muy agradable sorpresa me la llevé hace semanas al enterarme de que el gran Luis Cruz producía el disco, y además dejaba su clase en cada riff de guitarra. Un músico impecable al que muchos conocimos en aquel discazo de Topo: “Ciudad de Músicos”, de 1986. Y es que, desde las entrañas, Barrado se rodea de grandes amigos que, como en un clan, generan entre ellos una energía especial y electrizante: Pilar Machi, Paco Yebra, Josele Megiía, Luis Rodrigo, Carlos Mirat y el mencionado Luis Cruz.


Una de mis canciones favoritas del álbum es precisamente la que abre la caja de los truenos: “Rey del Mundo”.El viaje por la India, Tibet, África y el Salem de las brujas para un crápula místico que se proclama nuestro amo, el rey del mundo, capaz de reducir a cenizas cualquier ciudad a su capricho. Qué buenos guitarrazos para abrir este tema, y luego la entrada del bajo y la batería que nos mete de cabeza en esta gran canción.


Otra introducción guitarrera perfecta es para “Oro y Plata”. Gary Moore hubiese dado su visto bueno, sin duda. Ese sonido elegante de los ochenta para las letras íntimas de Barrado que nos canta: “El calor abrase en tu corazón como en el mío lo hace”.


Leo en una entrevista a este músico para Keep The Flame, un alegato de defensa de Barrado hacia el disco físico frente al formato digital. Las sensaciones que te deja en las manos su libreto, leer las letras de las canciones, las fotografías. Y de alguna manera me dejo llevar a esos tiempos cuando había que hacer más de una hora de autobús para llegar al centro de mi ciudad y comprar en Madrid Rock o en Discoplay aquellos vinilos que hoy conservamos todavía como tesoros.


Pero tras la melancolía de los viejos tiempos, siempre hay momento para el vacile en un tema tan gamberro como “Muéveme”. “En la cama ahora no quiero parar, sé que no estás agotada y sé lo que te gusta más: ¡Muéveme! La guitarra de Luis Cruz se deja poseer aquí por el espíritu cachondo de Keith Richards, con un rotulador de blues que subraya cada uno de sus punteos.


Y de nuevo caña de la buena para “Crimen Pasional”, quizá el tema que más se escapa del ambiente ochentero que se respira en todo el disco. Una batería punk para esta historia de celos con sorpresa final incluida, donde no falta la referencia impagable al “Expediente Marlasca” de La Sexta. Tremendo.


Me gustaría terminar este comentario con la canción que Barrado dedica a su esposa, Mary. Un terrible golpe de la vida que llena la letra de “Mientras Esperas”, con destellos de ukelele. “La luz que ves allí a los lejos, te alumbrará mientras esperas, mientras llego”. Un desgarro en el corazón, una canción íntima, casi impenetrable.


Le deseo mucha suerte a Javier Barrado con este disco que es todo actitud y Rock and Roll, para escuchar en estos días extraños. Canciones que laten sinceridad. Aquí lo dejo.



 

Descubre todos los trabajos de Luis Illana en su web

http://luislugosi.esy.es/

42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
FACEBOOK DE LOCKY SANHER.jpg